El Ecoblanqueo y el Turismo Sostenible en Costa Rica

0
2037

(Read this article in English)

Mientras más grande mejor y a más turistas más dinero, ¿verdad? Las economías locales prosperan, el sector agrícola florece, y los países con escasos recursos naturales o desarrollo, finalmente pueden jugar en las grandes ligas.

O, ¿será que el concepto de turismo sostenible en masa es una trama para meter a las cadenas multinacionales y complejos turísticos todo-incluido a los barrios locales? Un lobo capitalista vestido de oveja, para decirlo así.

Pregunta a los dueños de negocios que operan en la industria turística si los centros turísticos a gran escala y el turismo masivo puede ser bueno para el ambiente y las comunidades locales, y usted probablemente recibirá respuestas tan polarizadas como la política nacional de EUA.

De cara al futuro

Nuestro Futuro en Común (PDF), conocido también como el Reporte Brundtland, que fue presentado en la Asamblea General de las NU en 1987. El documento de casi 400-páginas estableció una fundación para lo que posteriormente se convertiría sin precedentes, en los Objetivos de Desarrollo Sostenible de las NU, un llamado a la acción para que los países del planeta se comprometan a enfrentar la degradación ambiental y la inequidad humana, entre otros problemas clave.

De acuerdo al reporte, “El desarrollo sostenible es desarrollo que llena las necesidades del presente, sin comprometer la capacidad de las generaciones futuras para llenar sus propias necesidades.”

Cover of 'Our Common Future: The World Commission on Environment and Development'

Cuando se aplica el concepto de desarrollo sostenible al turismo, se considera el bienestar de cada componente social y ecológico de la cadena de abastecimiento. Es un compromiso a escala de la industria para tener un impacto positivo (o mínimo) en el ambiente y en las comunidades locales, ofreciendo empleos a los residentes, comprando alimentos y materiales proporcionados localmente, y generando concientización entre los visitantes.

“Hoy, el volúmen de negocios del turismo iguala o incluso sobrepasa el de las exportaciones de petróleo, productos alimenticios o automóviles. El turismo se ha convertido en uno de los mayores actores en el comercio ‎internacional, y representa al mismo tiempo, una de las fuentes principales de ingreso para muchos países en desarrollo,” de acuerdo con un reporte de la Organización Mundial de Turismo de las NU.

Cuando el turismo duele

En una publicación reciente por CNN viajes, Justin Francis, el CEO de Responsible Travel, sostiene que los centros turísticos de larga escala tienen el potencial para resolver el dilema que presenta el sobre-turismo en varios destinos mundiales.

“Los residentes están diciendo que tener demasiados turistas en los lugares donde viven, está degradando la calidad de sus vidas,” refiere. “Los lugares que buscan alquilar, o comprar están desapareciendo del mercado, el costo de la vida aumenta, y las calles se están saturando.” Esto probablemente se exacerba con el aumento de los alquileres a corto-plazo.

¿Dónde encaja Costa Rica?

Incluso durante la temporada alta en Costa Rica, los visitantes aún encuentran tramos de playas desiertas, senderos tranquilos a través de bosques lluviosos prístinos y vida silvestre coexistiendo con poblaciones humanas en comunidades locales pequeñas.

¿Es posible que un día, los turistas se choquen y se empujen para pelearse por avistar a un perezoso de tres (garras) dedos mientras mastica hojas (el equivalente Centroamericano a la Mona Lisa)?

¿Y los alquileres a corto-plazo tipo Airbnb desplazarán eventualmente a los residentes locales de sus casas y barrios? Las mismas comunidades que los visitantes vinieron a vivenciar?

Con la creciente popularidad del país como destino vacacional de clase mundial, repleto de biodiversidad y turismo de aventura, es de hecho una posibilidad. Ahora la tarea es determinar si los centros turísticos de larga escala y sus vacaciones pre-empacadas son la respuesta, o aún deseable, para el futuro de la nación.

Three-toed sloth climbing a tree (Photo by Sebastian Molinares on Unsplash)
Perezoso de tres dedos (Foto de Sebastian Molinares en Unsplash)

“Los modelos todo-incluido no tienen mucho impacto en los residentes locales porque no hay residentes locales. Antes se creía que mantener a los turistas en un recinto era una mala idea, pero elimina los problemas potenciales en los destinos donde los locales están tratando de vivir junto a grandes cantidades de turistas,” dijo Francis.

Muchos partidarios del turismo sostenible aún se resisten firmemente a la idea del turismo masivo o al movimiento de los centros turísticos de gran escala hacia sus comunidades. Sin embargo, antes de tomar partidos, es importante definir cómo luce realmente el modelo a pequeña escala y qué grado de impacto tendrá, cuando se compara con la alternativa.

¿“Cuántos eco-lodges boutique y hoteles familiares deben tallarse en el bosque lluvioso para igualar la misma cantidad de actividad económica local de un Marriott?” pregunta Colin Brownlee, dueño de Banana Azul, un hotel boutique de 25-habitaciones en la costa Caribeña de Costa Rica.

“Tener grandes cantidades de hoteles pequeños (saturados en) saturando una comunidad frente a la playa no es sostenible. Tener menor tamaño no significa automáticamente ser mejor, cuando se trata de beneficiar a la comunidad y el medio ambiente y tampoco implica menor impacto. Es tiempo de tengamos las conversaciones que pocos dueños de negocios pequeños y ambientalistas quieren tener,” añade.

“Además”, continúa Brownlee, “cuando se trata de servir a la comunidad, la mayoría de los grupos a gran escala garantizan capacitación a los empleados, beneficios, y cumplimiento de las leyes laborales locales. Por lo que yo he visto, ese no es siempre el caso en los lugares más pequeños. Pero pregúntenle a un eco-hotel de pequeña escala en Costa Rica si están cumpliendo con su parte en la comunidad, y estoy seguro que le responderán con un ‘Sí’ incondicional”

Eco-boutique vs. Marriott vs. Alojamientos familiares

Cuando comparamos opciones buscando cuáles son las de turismo sostenible que encajan mejor con las necesidades actuales y futuras de las comunidades locales, el medio ambiente, y la economía nacional, existen varios factores a considerar. Los pros y cons de cada escenario avivan un debate intenso entre los defensores de cada extremo.

Un hecho indiscutible, sin embargo, es que el desarrollo VIENE de camino a Costa Rica. De hecho, ya se encuentra aquí. Ahora es tiempo que los extremos opuestos dejen de reciclar la misma narrativa vieja e improductiva y que comiencen un trabajo colaborativo para asegurarse que se tomen en cuenta tanto la sostenibilidad como las necesidades de las comunidades locales a medida que la crezca la economía – en vez de permitir que la agenda la establezcan solo los activistas anti-desarrollo y las multinacionales pro-desarrollo.

Puerto de Límon (Tatiana Sáenz/JAPDEVA)

De acuerdo con el reporte de CNN, la clave para vivir en un mercado turístico de crecimiento continuo es lograr que los centros turísticos de gran escala cambien su comportamiento. El primer paso es contratar y capacitar localmente, así como aprovisionarse con alimentos, guías turísticos, transporte y restaurantes locales. Otra clave es construir sostenibilidad con iniciativas ecológicas inteligentes e incentivos gubernamentales. También implica cambiar la percepción pública que el todo-incluido es sinónimo de turismo de bajo presupuesto.

Aún más, los grandes centros turísticos como el Marriott o el Hilton ya se encuentran altamente regulados y expuestos al escrutinio público y gubernamental. Es mucho menos probable que dicha cadena hotelera pueda volar bajo el radar por incumplimiento de las leyes ambientales o laborales locales, a diferencia de los lugares más pequeños, como los alojamientos familiares.

Y luego, tenemos el EMBNismo

EMBN, un acrónimo para la frase “en mi barrio no,” que caracteriza la oposición que presentan los residentes a propuesta de desarrollo en su área local. Con frecuencia, y particularmente en Costa Rica, la mayoría de los “EMBNtas” son frecuentemente extranjeros (legales y/o ilegales, no nacionalizados) tomando la batuta de la causa justa.

Debería tomarse en cuenta, sin embargo, que este activismo político no es legal. De acuerdo con el abogado en inmigración Fernando Solís, los términos para una residencia temporal y permanente en Costa Rica, prohíben la participación de los extranjeros no nacionalizados en actividades políticas domésticas:

De hecho, un porcentaje significativo de las poblaciones “locales” en Costa Rica son extranjeros de primera y segunda generación que inmigraron al país de forma permanente hace años, (si no) sino décadas. De acuerdo con las estadísticas del 2016 del Departamento de Inmigración, Costa Rica es hogar para 488,935 extranjeros con estatus de residencia, de los cuales 379,901 poseían estatus permanente.

Sin embargo, los inmigrantes originarios desde U.S., Canadá, y Europa, aquellos con mayor probabilidad de involucrarse en activismo político por extranjeros, no deberían sobreestimar su propia significancia. Aquellas estadísticas de inmigración revelan que los inmigrantes provenientes de esos países, conforman solo el 10% de los extranjeros inmigrantes – solo el 1% del total de la población total Costarricense. El mayor bloque de los inmigrantes, por mucho, son aquellos provenientes de Nicaragua – ellos constituyen más de 329,000.

Muchos EMBNs aducen que el desarrollo y la comercialización son perjudiciales para las comunidades (a las que se mudaron recientemente). Ellos alegan que los cambios deben mantenerse a un mínimo, y que los lugares silvestres deben permanecer congelados en el tiempo—aunque estén plagados de pobreza y oportunidades escasas para los residentes local.

Graffiti: Mass Tourism = Human Pollution" (Photo by Mark de Jong on Unsplash)

Ahora, existe un espacio limitado para el crecimiento, y si Costa Rica realmente desea mantenerse silvestre, entonces, debe construir una relación armoniosa y claramente definida con el desarrollo. Y contrario a la percepción popular y narrativa, no todos los emprendedores están dedicados a ver al país transformado en una máquina tragamonedas gigante.

Es inexacto asumir que el elemento extranjero busca la explotación; al contrario, la mayoría de los residentes permanentes y los ciudadanos naturalizados son defensores devotos del bienestar nacional y la integridad de las comunidades que consideran su hogar.

Cuando se le preguntó por (los) la zonificación para los centros turísticos de gran escala alrededor de la capital Caribeña de Limón, Christer Eriksson, dueño de Koki Beach Restaurant en Puerto Viejo respondió, “Limón es una provincia homogéneamente pobre – 27% de sus hogares viven en la pobreza y con tasas de escolaridad bajas, con lo que solo una cuarta parte termina el colegio. Ellos quedan efectivamente fuera del mercado laboral, condenados a sobrevivir en el mercado laboral informal y viviendo en o por debajo de la línea de pobreza. El sector turístico genera una oportunidad para que la población se sobreponga al estancamiento del Índice de Desarrollo Humano. El turismo en Costa Rica proporciona trabajo, capacitación, salud, educación, seguridad, y conciencia ambiental para miles de familias. Y el ingreso por turismo es democrático pues ayuda a todos los segmentos de la comunidad, directa o indirectamente, desde los artesanos vendiendo sus manualidades, hasta los dueños de un carrito de Paty o una Soda, y aquellos que trabajan en los hoteles o en transporte. Sostenibilidad significa que no solo protegemos nuestros ecosistemas y recursos naturales, sino el bienestar de las personas y sus espacios, además de ofrecer oportunidades de desarrollo económico saludables y equitativas. Esto puede lograrse.”

Sin importar si su posición es a favor o en contra del desarrollo, al hablar con los residentes locales y dueños de negocios en el Sur del Caribe Costarricense u otros pueblos costeros, un tema resulta claro y prevalente: lo que las áreas necesitan desesperadamente es regulación directa y efectiva.

Regulaciones – territorio neutral

Un plan regulatorio bien desarrollado e implementado, es la mejor solución para el control del crecimiento desinhibido en las comunidades locales, por partes externas. En el cantón de Talamanca, los ministerios nacionales y provinciales, la academia universitaria, los líderes de las comunidades indígenas, los dueños de negocios, los residentes, y los consejos ambientales han invertido tiempo y esfuerzos considerables para definir qué se puede y qué no se puede hacer en sus comunidades y el medio ambiente que las rodea.

“Debe existir participación plena y total para defender el programa regulatorio. Si se aplicaran las leyes asociadas de la forma en que se debe, entonces no existiría este desarrollo indiscriminado,” dice Carol Ingrid Meeds de Earth Stewards of the Caribbean (residente extranjera de Costa Rica), una iniciativa sin fines de lucro que trabaja en la protección y preservación de la zona marítima costera del Caribe.

Cartoon about "Tourism of Doom"
(Cortesía de Earth Stewards of the Caribbean)

De hecho, son los gobiernos municipales elegidos por los ciudadanos, los que realmente desarrollan e implementan las leyes de regulación y zonificación, determinando también cuando entran en vigencia. Por lo tanto, suena algo engañoso que las organizaciones como Earth Stewards, asegurar que las leyes no se están aplicando “como se debe.” Por otro lado, con frecuencia pareciera que su foco de ataque está perdido, cuando prefieren ir en contra del turismo beneficioso que, digamos, las enormes plantaciones multinacionales de bananos cuyos productos de lavado y derivados probablemente hayan causado mayor daño a las zonas marítimas y los arrecifes de coral de Costa Rica que todos los negocios de turismo del país combinados.

Sin embargo, de acuerdo con Álvaro Alcalá del Instituto para el Desarrollo Municipal (IFAM), una operación de propiedad pública que ofrece capacitación y asistencia técnica a las autoridades municipales y oficiales, así como financiamiento para apoyar el desarrollo de los planes municipales, “La realidad es que solo el 40 por ciento de los 81 cantones de Costa Rica tienen planes de zonificación actualizados, debido a los retrasos legislativos, a la falla en el cumplimiento con ciertos requerimientos, y otras razones.”

El futuro del Caribe del Sur de Costa Rica

Exactamente cuándo entraría en efecto el plan regulatorio para el Caribe del Sur, es incierto.

Lo que  es claro, al menos, es que la falta de zonificación regulatoria definida está fracturando efectivamente la comunidad hacia un semillero de resentimiento, desconfianza, y acusaciones.

Los extranjeros dueños de negocios están siendo acusados de favorecer las ganancias por encima de la comunidad y el medio ambiente; a los políticos y líderes locales están siendo acusados de corrupción y fraude, y a los ambientalistas están siendo acusados de obstaculizar todo y cualquier progreso, sin importar si es para bien o para mal.

“Lo que realmente extraño es que todos estamos aquí por las mismas razones,” dijo Eriksson respecto del actual estado de las cosas. “Porque queremos a la gente y al medio ambiente, y no queremos que se pierda.”

Parque Nacional Cahuita (Foto de Etienne Delorieux en Unsplash)

“Es importante tener en cuenta que la imagen de Costa Rica está construida en base a la conciencia ambientalista y su naturaleza asombrosa – esta es literalmente la marca del país. Por ese es que es imperativo que la protejamos. Talamanca tiene más del triple del promedio nacional designado como áreas protegidas, abarcando la gran mayoría de su territorio. Esto hace que sea aún (mas) más importante, implementar un plan de zonificación (Plan Regulador) para alcanzar el desarrollo sostenible de las áreas costeras , como lo dicta la ley,” añade.

El Plan de Desarrollo Humano para el cantón de Talamanca 2014-2024, con 358-páginas, se enfoca específicamente en los desafíos que enfrentan una gran gama de sectores, incluyendo los educativos, sociales, ambientales, desarrollo de infraestructura, salud, seguridad, e inversión doméstica y extranjera, entre otros. El plan identifica objetivos existentes (problemas) sus áreas y sus causas, formulando luego una serie de soluciones, objetivos, y actividades/proyectos, y resultados anticipados.

Sostenibilidad real

Con planes efectivos de zonificación emplazados, los gobiernos locales pueden decidir cuánta construcción de centros turísticos de gran escala u hoteles boutique familiares pueden permitir y donde. Sin embargo, sin la implementación de dichas regulaciones, es probable que continúen la corrupción y el caos, convirtiendo las áreas costeras prístinas de Costa Rica, en trampas para turistas que evoquen a las de la Riviera Maya.

Este artículo fue traducido del inglés.